publicidad

Fruta,... turismo y haciendas


La pujante urbe brasileña – una de las más populosas del mundo – propone para este verano austral una forma diferente de conocer sus alrededores, reivindicando uno de los productos que más regocijan al viajero que llega la Brasil, la variedad y calidad de frutas que se producen en este país tropical.

La Ruta de la Frutas recorre diez pueblos en los que se visitan plantaciones, haciendas productoras de frutas, flores, café, hierbas medicinales, de viñedos y miel: las maravillas que ofrece esta tierra.

La Ruta de las frutas surge hace más de una década para dar a conocer a los visitantes la parte más escondida de la comarca de Sao Paulo y promocionar el producto autóctono por excelencia: la fruta.

La Ruta de las Frutas es un circuito turístico que se realiza por diez municipios del estado brasileño de Sao Paulo.

El objetivo es acercar al visitante a la gastronomía y al turismo rural visitando plantaciones y haciendas productoras de frutas, flores, café, hierbas medicinales, viñedos y miel.


El circuito también incluye numerosos festivales culturales, gastronómicos, exposiciones, mercadillos y fiestas locales, de manera que el turista se integra en la cultura y las tradiciones brasileñas y, sobre todo, con el pueblo brasileño, siempre tan hospitalario con sus invitados.

Esta Ruta comenzó a promocionarse a finales de los años 90, con la intención de dar a conocer a los turistas el interior del estado de Sao Paulo y mostrar parte de la gastronomía brasileña a través de las frutas, que en esta zona son de extrema calidad.

Los diez municipios del Circuito de las Frutas ubicadas en el estado de Sao Paulo son: Atibaia, Indaiatuba, Itatiba, Itupeva, Jarinu, Jundiaí, Louveira, Morungaba, Valinhos y Vinhedos.

Este refrescante circuito se puede realizar durante todo el año.


Eso sí, nunca va a ser igual un mes que otro, dependerá de la fecha de recolección de las frutas y de los festivales que se celebren.

Cada municipio ofrece un producto gastronómico diferente dependiendo de la temporada.

Las frutas que forman la Ruta de las Frutas son: fresa, uva, pera, caqui, ciruela, acerola, naranja, lixia, ponkán, durazno, zarzamora y fruta de la pasión.

Además, este circuito incorpora otras pequeñas rutas de enoturismo en las que se visitan viñedos y se realizan catas de vinos locales; otra ruta de apicultura, en la que se visitan apiarios y se prueba la miel de la región; la ruta del café, en la que se visitan plantaciones y se degusta el café brasileño y la ruta de las hierbas aromáticas y medicinales, en las que se visitan los cultivos y se saborean las hierbas.

Lo ideal para conocer el interior del estado de Sao Paulo es visitar los diez municipios que completan el circuito.


Saliendo del centro de Sao Paulo por el eje Anhanguera/Bandeirantes, Jundiaí está a 60 km, Louveira a 72 km, Vinhedo a 77 km, Valinhos a 85 km y Itupeva a 75 Km.

Fuera de ese eje, Itatiba está a 90 km, Morungaba a 110 km, Indaiatuba a 115 km y Jarinu a 70 km.

Por la carretera Fernão Dias está Atibaia a 70 km de Sao Paulo.

Los municipios forman un bloque donde la distancia entre las ciudades varía entre los 5 y los 25 Km de media.

El viaje por todos los circuitos pasando por todos los municipios llevaría en torno a cinco días.


Para desplazarse de un sitio a otro existen diferentes medios de transporte, como los autobuses intermunicipales (que conectan a la mayoría de estas ciudades), el tren cercanías de CPTM (que conecta Sao Paulo a Jundiaí) y el Tren Turístico, que circula regularmente todos los sábados, saliendo de la Estación de la Luz (centro de Sao Paulo), hasta la estación de Jundiaí.

Existe un aeropuerto para aviones de porte medio en la ciudad de Jundiaí y el aeropuerto en Campinas, en la frontera con Indaiatuba.


Pero alquilar un coche y disfrutar de los asombrosos paisajes del interior del sudeste brasileño es lo más aconsejable.

Sorprendentemente en las regiones de Ataiba, Jundiai e Indaiatuba habitan colonias de brasileños originarios de Japón, Italia y Suiza cuyas costumbres y culturas están perfectamente integradas con las locales.

Es por esto que no debe sorprender al visitante encontrarse con una muestra de cocina italiana, la presentación de la danza japonesa Bon-Odori o un festival suizo.


Atibaia: ruta de las flores y la fresa. Fiesta de la Fresa (septiembre).

Indaiatuba: ruta de la cereza y uva. Fiesta de la Tradición, Fiesta de las Naciones Unidas, Bairro Helvetia (sede de la comunidad suiza).

Itatiba: ruta del café, plantaciones de caqui, uva, hortalizas, hierbas medicinales y aromáticas, mermeladas y cachaça.

En el Zooparque habitan más de 1.450 animales.


Itupeva: ruta del azúcar, plantaciones de frutas, miel y la famosa Expo-Uva.

Jarinu: ruta de la fresa, poncãs, naranjas, duraznos, ciruelas, uvas y vino.

El clima es el segundo mejor del mundo, certificado por la UNESCO.

Fiesta de la Fresa (junio y julio) y Fiesta de la ciruela (diciembre).

Jundiai: ruta de la uva Niágara, melocotón, fresa y caqui.

Fiesta de la uva (enero en años pares), Fiesta de la fresa (agosto, en años impares) y Fiesta de la colonia italiana (mayo y junio).

Además destaca la sorprendente Sierra de Japi.

Louveira: ruta del caqui, uva, melocotón, higos, ciruelas, fresa y cachaça. Fiesta de la uva (marzo).

Morungaba: ruta del higo, naranja, melocotón, uva, café y mermeladas.

Valinhos: ruta del higo morado, uva, durazno, caqui, mango, cereza, litchi, carambolas y sirigüela.

Fiesta del higo y Expo Goiaba (enero).

Vinhedos: ruta de la uva y del vino. Fiesta de la uva (febrero).







¿Cómo llegar?

Por avión:
Las compañías aéreas Iberia y TAM realizan vuelos directos de Madrid a Sao Paulo.
También se puede viajar vía Lisboa con TAP.

Por carretera:
Una vez en Sao Paulo, el turista puede alquilar un coche en el aeropuerto de Guarulhos y emprender la ruta empezando por el municipio más cercano de Jundiai y continuar según haya seleccionado la ruta.

Transporte Público: otra opción es coger el metro en Sao Paulo, en dos horas y media las líneas L3 y L7 conectan al turista con Jundiai, donde puede alquilar un coche.

¿Dónde comer y alojarse?
La infraestructura hotelera y restauradora de la Ruta de las Frutas de Sao Paulo está especialmente preparada para recibir al visitante.

La gastronomía es uno de los puntos fuertes de esta zona del interior del estado de Sao Paulo, donde se pueden degustar múltiples opciones gastronómicas de ágapes elaborados con las frutas que se promocionan en la Ruta.


En cualquiera de los diez municipios de la Ruta de las Frutas el visitante encontrará alojamientos con encanto para todos los gustos y necesidades, desde lujosas haciendas hasta albergues, primando la belleza del entorno y la famosa hospitalidad de los brasileños.

Documentación y moneda:
Pasaporte en regla, debe tener una validez superior a seis meses.

La moneda de Brasil es el real.


Aunque en muchos lugares aceptan euros y dólares, también se puede cambiar fácilmente.

No perderse Ataiba, a 60 kilómetros de Sao Paulo, ciudad con más de 300 años, es conocida por haber recibido a principios del siglo XX a inmigrantes italianos y japoneses, que llevaron hasta allí sus cultivos de frutas y legumbres.


De hecho es por eso que se llama “Ciudad de las Fresas”.

Entre sus atractivos turísticos destaca la Piedra Grande, situada a 1.450 metros por encima del nivel del mar.







Enlaces para obtener más información: Ruta de las Frutas

www.circuitodasfrutas.com.br/php2/index.phpwww.explorevale.com.br/circuitodasfrutas/index.php Información turística de Brasil http://www.braziltour.com/

2 comentarios:

Pablo Perez dijo...

Que hermoso destino, cuanta belleza natural posee... sin duda no hay nada mas placentero que viajar y alojarse en alguno de los Hoteles en Sao Paulo. Saludos!

Pablo - Mapas de Brasil

María Victoria dijo...

que rica toda la fruta que muestraan!!
LA verdad es que desde que vivo en un departamento que alquilo en Buenos Aires vengo comiendo muy mal... asi que voya ir al super a llenar mi heladera de frutaa!!!