Graffiti,... tatuando la calle




Desde las calles de São Paulo a los boulevares de Río de Janeiro, el arte del graffiti florece en cada espacio concebible en las ciudades de Brasil.


Éste existe sólo por un breve instante en el tiempo antes de que se pierda para siempre en las capas de pintura de la ciudad.

En Brasil, el graffiti puede sentirse de forma diferente, totalmente, de una ciudad a otra.


El centro de atención está fijado inevitablemente en São Paulo, el cual está cubierto de graffities, y es diferente a cualquier otro lugar de la tierra, pero hay otras ciudades tales como Río de Janeiro, Recife, Olinda, Belo Horizonte y Porto Alegre, que también tienen escenas muy activas.




Brasil tiene una única y particularmente rica escena del graffiti, la cual en recientes años se ha ganado una reputación internacional como el lugar para ir por inspiración artística.


En el pasado los artistas del graffiti brasileño estuvieron influenciados por las escenas americanas y —en menor grado— europeas, pero era difícil obtener información acerca de lo que estaba pasando fuera del país.

Este aislamiento generó nuevos estilos y técnicas, y las restricciones onómicas forzaron a los artistas a adaptarse e improvisar. La internet ha dado facilidades a las conexiones brasileñas con el amplio panorama mundial, pero una muy amplia generación de artista del graffiti están ahora emergiendo del Brasil con ideas enteramente frescas, tanto en técnicas como en mensajes. El graffiti brasileño es una celebración de la independencia artística de Brasil.



Alrededor del mundo, Brasil mantiene una fascinación de culto. Las personas visten camisetas con la llamativa bandera verde y amarillo de Brasil, no sólo porque ellos aman el football, sino también debido a que ellas se identifican con el país y su cultura.



La palabra «Brasil» evoca intoxicantes imágenes y sonidos de la selva lluviosa, los estadiums de football, el sofocante bossa nova y los roncos desfiles de samba.

Esta visión idealizada de Brasil es una parte mitológica, pero la realidad es aún más compleja.




Brasil es un país compuesto de personas descendientes de indígenas, colonos portugueses, esclavos africanos, y posteriores migraciones de inmigrantes italianos, españoles, alemanes y rusos.


La inmigración japonesa comenzó en 1908, y hoy São Paulo tiene el mayor número de personas japonesas fuera de Japón. Brasil tiene la segunda población negra más grande del mundo, habiendo recibido más esclavos africanos que cualquier otro país colonial de mediados del siglo XVI en adelante.

Este balance de influencias ha creado una cultura única que reside en la sociedad brasileña y en su
expresión artística.


Los problemas de pobreza y desempleo de Brasil representan un contraste con la imagen de postal de un paraíso tropical.


Las épicas peleas y las condiciones de la gente marginada del país en las recientes décadas han sido ampliamente documentadas por el fotógrafo brasileño Sebastião Salgado, quien al publicar su trabajo, trajo la atención internacional.









A pesar de ser una de las economías más grandes en el mundo, Brasil tiene uno de los ingresos per cápita más desiguales.


Las leyes y los impuestos cambian frecuentemente.


Esto conlleva enormes retos, pero su población tiene un gran poder de recuperación y está siempre dispuesta a adaptarse a cambios continuos de las reglas —una flexibilidad frecuentemente conocida como Jogo de Cintura (Juego de Cintura).

Brasil es completamente diferente a cualquier otro lugar en el mundo.





Este iguala virtualmente a los Estados Unidos en tamaño y se siente más como un continente que como un país.


Su geografía y su naturaleza son también especiales, sin jactarse también de los muchos animales, plantas y frutas diferentes que hacen que Brasil se sienta como otro planeta.


Rodeado por la América Latina
hispano parlante, Brasil es el único país de Sudamérica que tiene el idioma portugués como su primera lengua.


Su mezcla indígena e influencias culturales importadas han creado una riqueza de tradiciones folklóricas únicas en música, narrativa y artesanías.






Mientras que la experiencia brasileña ha creado su propia escena floreciente del graffiti, paralelas son muchas veces tendidas entre la energía del São Paulo de hoy y el Nueva York de los años 70.


Por muchos años Nueva York ha sido como el centro global de los estilos del graffiti, como una parte de la cultura hip hop, la cual fue reventó hacia afuera de sus decadentes vecindarios.






Desde la década pasada, sin embargo, São Paulo se ha convertido en el nuevo santuario del graffiti.


La innovación en el graffiti de Brasil es una reminiscencia de aquellos primeros días del boom del graffiti en Nueva York, y los artistas alrededor del mundo están ahora mirando a Brasil como una nueva fuente de inspiración.

La pobreza crónica de Brasil es mucho mayor que la que había en Nueva York en 1970, pero tales condiciones habían incentivado una vibrante cultura del graffiti en ambos lugares. El estilo más notable de escritura en São Paulo y en otras de las mayores ciudades es el pichação, una forma de etiqueta emblemática que se origina en sus más pobres vecindarios.







Los pichadores, los maestros de este arte, arriesgan la vida y sus extremidades tratando de dejar su marca en la ciudad, desde los edificios más altos hasta la parte inferior de las carrozas. Con una cobertura casi general de la ciudad, esta tosca y alargada caligrafía ha sido desarrollada por muchas manos a través del tiempo - un vandalismofolklórico y un deporte urbano por la
privación del derecho al voto.


En las afueras de las dispersasciudades de Brasil, el concreto se extiende tan lejos como el ojo pueda ver, tomando el lugar de los parques y otras comodidades.

El pichação ofrece a los jóvenes escritores brasileños una oportunidad para la fama, posibilitando la publicidad de sus nombres de una forma similar a las marcas que ellos ven en las vallas publicitarias.


A través de las paredes de las ciudades, podemos obtener una visión interna de la vida brasileña - donde se extrema la vida de lado a lado.





El vandalismo intenso de las marcas del pichação se mantiene de pie junto con algunos de más intrincados y poéticos trabajos del arte, pintados en el nombre del graffiti. Desde el caos hasta la más coloridaexperimentación artística, el graffiti es tanto una manifestación de los asuntos sociales como una reacción artística a ellos, y tiene algo que ofrecer a muchos niveles, tanto socialmente como culturalmente.


En las favelas de Río de Janeiro, por ejemplo, el graffiti es sólo una parte de una cultura de rua (Cultura de Calle) que incluye música de hip hop, funk y samba, baile y pintura.





Esta cultura alternativa provee una voz para una sección de la sociedad sistemáticamente
abandonada, también como formas artísticas que ofrecen tanto destrezas y oportunidades
para el éxito. Todos los espacios de las ciudades son tomados en Brasil.


Aparte de las edificaciones públicas y privadas, cualquier pared es potencialmente un sitio para la propaganda política o la publicidad comercial. Muchos de estas avisos son pintados a mano y sin autorización, y los artistas del graffiti no encuentran difícil reclamar su propio espacio.




Os Gemeos (Los Gemelos) asumieron esta situación cuando ellos pintaron «São Paulo - Tierra de Nadie» en alguna parte de la ciudad en letras de pichação. São Paulo y muchas otras ciudades, que se expanden sin planificación urbana, son una colcha deretazos de cosas que se derrumban y se levantan, que es la base para las intervenciones de los artistas del graffiti.


Antes de una elección, sin embargo, la ciudad es bañada de blanco, primeramente para impresionar al elector, pero también para facilitar un lienzo blanco para los murales de las nuevas elecciones.


Esto también le da a los artistas del graffiti una oportunidad para repintar los sitios y comenzar otra vez el proceso completo.





El Graffiti en Brasil está ligado a su propia historia y a la sociedad, la historia y la cultura de un país en sí misma. Este es un tema constante en Graffiti Brasil, y es desde esta perspectiva que el libro se desarrolla. Estos enlaces son los que hacen al graffiti brasileño tan extraordinario.

…para hablar de graffiti en Sao Pablo, Brasil no solo es suficiente con un apartado en un blog,, habría que dedicarle mucho más. Graffiti en Brasil, específicamente en Sao Pablo no solo es Flesh Beck Crew con sus personajes y colores tan trendy como muchos piensan, el graffiti en Sao Pablo esta de la mano de personas que toman el significado de arte sobre pared o arte de una "sub cultura" y lo llevan a todos sus extremos posibles, tanto como la mente y los recónditos rincones que la creatividad les permita. …

Esto es la continuación de una cultura de un submundo enorme e inquieto...



1 comentario:

graffitis dam dijo...

HOLA SOY DE ESPAÑA , ME GUSTA A QUI OS DEJO MI BLOG http://dambcn.blogspot.com